Search here...
0
TOP
Belleza

¿Qué es el contouring?

Qué es el contouring

Muchas influencers y celebrities son amantes al contouring. Cada minuto, en las redes sociales se suben miles de videos donde mujeres de todas las edades se valen de esta técnica de maquillaje para hacer cambios impactantes en sus rostros.

Si eres fans del maquillaje, seguramente ya tenéis una idea bastante clara de lo que trata esta tendencia y qué materiales necesitáis. Sin embargo, muchas todavía no se atreven aún a probarlo.

¿Qué debemos tener en cuenta al momento de hacernos este tipo de make up? ¿Es posible hacer que luzca natural? Continúa leyendo porque te explicaremos el paso a paso.

Antes de todo… ¿Qué es el contouring?

La técnica del contorneado o contorno es usada muy a menudo para aparecer en público, ir a eventos especiales, celebraciones o cualquier salida en la que se quiera lucir un rostro maquillado con glamour. Es lo contrario al no make up del cual ya te hablamos.  

En fin, muchas chicas usan el contorneado para tomarse fotografías, salir en las redes sociales o solo por diversión. Aunque es muy popular, no todas sabemos de qué se trata, cómo aplicarlo correctamente o qué utilidad tiene.

El contorneado busca destacar las cualidades de cada rostro, adelgazar facciones, darle más volumen a otras zonas y darle un aspecto iluminado a todo el rostro. Esto se logra generando equilibrio en la mezcla de tonos oscuros y en el uso del iluminador. La única manera de hacerlo bien -y sin que agregue años al rostro- es practicando y usando las herramientas de maquillaje adecuadas. 

Técnica del contouring

¿Cómo lograr un contouring correcto?

El contouring busca darle un rol protagónico a esas zonas que queremos destacar como la nariz, pómulos, mejillas o barbilla. Aunque parezca algo nuevo, es una técnica antigua que se vale de las luces y sombras para dar realce al rostro.

Para hacer un contorneado básico, necesitáis estos cuatro artículos:

Contorno en polvo o crema 

Se trata de un producto cosmético que tiene dos a tres tonos más oscuros que tu piel. Es el que dará la ilusión de sombra. También se le llama bronceador.

Iluminador o highlighter

Puede ser mate o con brillo, en crema o polvo. Suele ser uno o dos tonos más claros que tu tez. Usa uno de textura ligera para que evites añadir muchas capas de maquillaje a tu rostro.

Brochas para contorno

Vienen de distintas formas, dimensiones y tipos de cerdas. Las de pelo natural son ideales para los contornos en polvo, mientras que las sintéticas ayudan a difuminar mejor los productos en crema.  

Esponjas de maquillaje

Facilitan el difuminado de los productos en crema para un acabado más ligero y natural.   

¿Cómo aplicar la técnica paso a paso?

Antes de comenzar con el contouring debes limpiar bien tu cara con un producto que elimine los residuos y el exceso de grasa en tu rostro. Coloca una hidratante como parte del cuidado diario de tu piel.

Sigue a continuación estos pasos:

  1. Identifica la forma de tu rostro. Mírate en un espejo y, con los dedos, siente bien dónde están los pómulos, los huesos de la mandíbula y la línea donde comienza tu cabello.
  2. Con una brocha grande, coloca las sombras más oscuras en las áreas de tu rostro que quieras que se vean más hundidas o pequeñas. Suele usarse en el contorno de la mandíbula, en la parte alta de la frente (debajo de la línea del cabello), en la sien y bajo el hueso de los pómulos hacia las orejas. 
  3. Con una brocha biselada, aplica las sombras a los lados del tabique nasal si quieres que la nariz se vea más perfilada. Si quieres que luzca más corta, coloca un poco del tono oscuro debajo de la punta de la nariz.
  4. Usa el iluminador para destacar las áreas donde quieres dar la ilusión de estar más afuera. Estas suelen ser los pómulos, barbilla, todo el tabique nasal, el centro de la frente y encima del labio superior (arco de cupido). También justo arriba de las cejas y en el párpado fijo. 
  5. Ahora comienza a difuminar el contorno con ayuda de brochas o esponjas. Deben estar limpias, sin rastro de productos anteriores. Empieza por las zonas que tienen el iluminador y sigue difuminando los tonos oscuros con movimientos circulares pequeños y suaves. Esto amerita paciencia, pues no deben quedar líneas ni marcas entre oscuros y claros.
  6. Aplica un toque de rubor rosado en las mejillas, sin excederte. Esto es opcional. Sonríe con la boca cerrada y aplica un poco de blush para acentuar las mejillas.
  7. Finaliza con polvos traslúcidos. Esto ayudará a fijar los cosméticos y te durará el maquillaje más tiempo. 

No olvidéis trabajar el cuello también, para que las zonas oscuras debajo de la mandíbula se difuminen y no quede ese efecto de corte tan antinatural. 

Brochas de maquillaje

Consejos finales 

Para el éxito del contorneado es importante que sepáis identificar bien tu tipo de rostro

  • Si tienes el rostro redondo: aplica las sombras en todo el contorno de la mandíbula y debajo de los pómulos. Concentra el iluminador en el centro de tu cara y debajo de los ojos.
  • Si tu rostro es alargado: aplica el iluminador debajo de los ojos en forma de triángulo y el tono oscuro a lo largo de la línea del pelo y el mentón.
  • Si tu rostro es en forma de triángulo invertido: debéis resaltar el contorno de las mejillas y los lados de la frente.
  • Para los rostros cuadrados: aplica el tono oscuro en todos los ángulos de tu cara, como la frente y los lados del mentón. Ilumina bien el centro de la cara para que luzca más alargado. 

¡Ahora ya sabéis qué es el contouring

Para un mejor acabado, es muy importante tomarse el tiempo suficiente para difuminarlo todo muy bien ¡Este es el máximo secreto de esta técnica!

«

»

👇 Deja un comentario :